dimecres, 23 de novembre de 2016

Hoy: EFECTOS SONOROS

El otro día vimos cómo se podían usar, de forma magistral, los efectos y los golpes sonoros en un programa, especialmente con intenciones humorísticas. Hablo de las chocarrerías de "Todo por la radio" en La Ventana de La SER.

Pero, ¿recuerdas qué es un efecto sonoro? Refrescamos la memoria: el EFECTO (también llamado 'ruido') es la grabación del sonido de los objetos que nos rodean, introducida en un programa con afán de ambientarlo, para crear un estado anímico sugestionando al oyente o, simplemente, para permitirle imaginar mejor el contexto en el que se está dando la palabra hablada. Recordemos que la radio, como medio ciego, necesita 'el ojo' de la imaginación para funcionar...

Entre nos, el efecto es el lenguaje de las cosas.

Ahora bien, hay dos maneras de conseguir la grabación de ese efecto. 
  • Una -la más sencilla-, es registrar directamente los sonidos de la realidad, usando mecanismos profesionales (una grabadora sería estupendo) u otros menos ortodoxos, pero igualmente válidos (el móvil mismo). Son efectos naturales y fácilmente recnocibles. Recuerdo que de pequeña, cuando conseguí mi primera grabadora, me dediqué a perseguir sonidos: grabé la lavadora en pleno centrifugado. Esos efectos luego pueden introducirse en un programa radiofónico y acompañar, por ejemplo, el diálogo de una pareja que discute sobre las tareas domésticas. En Swag FM, nuestro primer efecto natural formaba parte de un jingle de presentación, en el que se oye una cucharilla golpear un vaso de cristal. Tuvimos que pedir vaso y cuchara a Carmen, la del bar, para poder grabar el efecto y necesitamos varios intentos, pero ¡finalmente logramos el sonido que queríamos y de forma casera!

  • La otra resulta más elaborada, pero es efectiva también. Consiste en crear sonidos artificiales, a imitación de los que queremos que representen. Son, entonces, producto del ser humano, no de la naturaleza. En su libro Técnicas de creación y realización en radio, Robert McLeish, periodista de la BBC, cita algunos 'remedios' que, asegura, han ahorrado mucho tiempo y muchas preocupaciones. Por ejemplo, si se quiere representar el incendio de un edificio, se frota contra el micrófono el celofán de un paquete de cigarrillos y se parten pequeños palillos de madera. Se obtiene la increíble imitación de una fogata de grandes dimensiones. Un buen recopilatorio de trucos para lograr efectos sonoros lo encontraréis aquí (¡atención!, lo he tomado prestado de Ernesto Guevara):

pd. Recomendaciones de McLeish: para lograr el sonido de echar líquido en un vaso, se debe poner con anterioridad un poco de agua en el vaso, para que cuando se empiece a echar el líquido se produzca inmediatamente el sonido. O

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada