dimarts, 22 de novembre de 2016

Hoy: EFECTOS y GOLPES (para darle humor)

La radio es ciega: solo funciona por el canal auditivo. Por eso en radio hay que sacar provecho de todos los sonidos. Son cuatro los principales ingredientes que se usan en los 'cocidos' de los programas:
  • la voz, evidentemente, que representa el sonido de los seres humanos; 
  • la música, simbolizando los sentimientos y las emociones; 
  • los efectos, esto es, los sonidos que 'hablan' los objetos; 
  • y el silencio. 
De este último hablaremos más adelante. Hoy nos quedamos con el modo en que se comunican las cosas que nos rodean. Pero tal vez la mejor manera de comprender qué es un efecto sea con la práctica. Para eso  hemos seleccionado un fragmento del programa de Carles Francino, "La Ventana" de la SER, titulado "Todo por la radio", a cargo de algunos de los principales humoristas de la emisora. Es un uso magistral de efectos, a una velocidad trepidante. Escuchad:


.
Como se puede comprobar, es difícil superar el impacto humorístico que tiene el rápido cambio de voz del locutor a efecto y la acumulación de efectos. Según Rosario G. Gómez, son unos 100 por programa, lo que lleva a la friolera de 17.000 al año... ¡85.000 desde que empezó a emitir! (véase el artículo "La trastienda de todo por la radio").

Pero, en realidad, los humoristas de "Todo por la radio" no usan solamente efectos. EFECTO es el ruido de un motor de coche, de unos pasos resonando en el pasillo vacío o de la lavadora en pleno centrifugado. En el fragmento que hemos colgado también aparecen brevísimos cortes de música y voz, con el mismo resultado que el efecto: son los llamados golpes.

Un GOLPE es un efecto sonoro (ruido, música o voz) brevísimo (duración de 2-3 segundos) que sirve para acentuar o subrayar un instante del programa radiofónico. Habitualmente complementa la intervención oral de un locutor -las palabras que acaba de pronunciar-, intensificándolas y dándoles un nuevo sentido con el golpe (por ejemplo, un tono irónico que se nos hubiera perdido al escucharlas). Pero también sirve para separar una noticia de otra, un tema de otro, etc. Para que nos entendamos, es el equivalente sonoro del punto y seguido en la escritura.Con los golpes se obtienen interesantísimos resultados humorísticos. Logran que el oyente se desternille de la risa porque, introduciéndolos de forma brusca y cerrando con resuelves, sin fades de entrada o de salida ni  fundido encadenado ninguno, rompen la monotonía del discurso hablado, atraen la atención del receptor y, por lo inesperado de su aparición, provocan la hilaridad.

Golpes y efectos consiguen que un medio ciego como la radio cobre vista gracias a su 'descripción' de paisajes sonoros: logran que nos imaginemos mejor el espacio, la acción, los personajes (pensemos en un plano de pájaros piando, unos tacones frente a unas botas resonando en un pasillo, o corriendo...), pero también consiguen que el mensaje oral varíe de significado y que lo entendamos -sin malentendidos- como el emisor quería.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada